APA José Soto Micó

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

La pubertad

E-mail Imprimir PDF

Para muchos autortes la pubertad es un período que incluyen dentro de la adolescencia. Otros lo contemplan como dos períodos evolutivos cuyas características diferenciadoras se resumen en:

  • pubertad. Transformaciones físicas "espectaculares". Período entre los 12  a los 15 años, aproximadamente.
  • adolescencia. Transformaciones psicológicas "especiales". Período entre los 15 a los 19 años, aproximadamente.

La pubertad es un período clave de transición entr la infancia y la adolescencia.

La pubertad como maduración física y sexual

La  pubertad es una serie de cambios de procesos biológicos relacionados entre sí que transforman al niño/a inmaduro/a en una persona sexualmente madura.

Comnienza cuando el hipotálamo, un centro de control del cerebro, libera un mensaje hacia la hipófisis (glándula del cerebro que realiza, entre otras funciones, la producción de la hormona del crecimiento) para que libere la hormona gonado trópica, la cuale estimula la producción hormonal que tiene lugar en los adultos de ambos sexos. Como respuesta los ovarios comienzan a segregar estrógenos y los testículos andrógenos.

Comienza entonces la transformación. Aunque se habla de la pubertad como si fuera un período apacible y único, es una serie de acontecimientos físicamente intensos vinculados etre sí que se generan por una serie de procesos fisiólogicos y hormonales interralacionados.

A veces, estas transformaciones físicas, no bien entendidas y aceptadas, pueden prolongarse a la adolescencia e incluso incluso a la etapa adulta, fraguando problemas psicológicos, algunos como: inseguridad, complejos de inferioridad, falta de autoestima o ansiedad.

A pesar de que las hormonas son las responsables de los cambios físicos de la pubertad, no se ha demostrado que los cambios en el comportamiento de los adolescentes, estén directamente relacionados con el  nivel hormonal; tienen probablemente más que ver con aspectos psicológicos.

El desarrollo físico debe ser objeto de especial atención por parte de los padres. Hay que informar a los chicos/as sobre las manifestaciones de su propia genitalidad, darles información y explicaciones sobre los fenómenos propios de la sexualidad. Esta información y explicación es un trabajo que corresponde fundamentalmente a los padres, aunque puede vberse complementado por el trabajo de expertos en estos temas.

Maduración sexual de las chicas

Lo normal es que la maduración sexual en las chicas cominece a los 10 años. La estatura aumenta con rapidez, alcanzando la cumbre de crecimiento a los 12 años y continuando hasta los 15. Sus proporciones cambian a medida que las caderas se ensanchan más deprisa que los hombros y su cuerpo se va llenando de grasa. Sobre los 10 años los pezones empiezan a despuntar, la vagina y el útero empiezan a madurar. El vello púbico suele aparecer sobre los 11 años y el de las axilas a los 14 años.

Se considera que la menarquía o primera menstruación es el indicativo de la pubertad o madurez sexual, aunque este acontecimiento se produce relativamente tarde en este periíodo. Aunque algunas adolescentes son fértiles dede la iniciación de su menstruación, casi la mitad de adolescentes no lo son hasta dos o tres años después de haberse iniciado éstas.

 

Maduración sexual en los chicos

Los chicos generalmente empiezan su crecimiento puberal uno o dos años después que las chicas y alcanzan su cumbre hacia los 14 años. Aunque la mayoría llega a su estatura de adultos a los 16 años, otros ni siquiera empiezan a desarrollarse rápidamente hasta esa edad. Su patrón de crecimiento es diferente al de las chicas: los hombros se ensanchan más que las cadera y aumenta la musculatura más que la grasa.  El pene y el escroto suelen acelerar su crecimiento alrededor de los 12 años y alcanza el tamaño maduro al cabo de tres o cuatro años. A eso de los 12 ó 13 años ya se detecta esperma en la orina de los muchachos. Los chicos pueden engendrar antes de que su estado adolescente sea visible. El crecimiento del vello púbico acompaña al desarrollo de los genitales, apareciendo el vello de la axila y la barba unos dos años después.Mientras se desarrolla la laringe y se alargan las cuerdas vocales, su voz se hace más profunda. El pelo en el pecho es la última característica masculina en aparecer.

Principales cambios en la pubertad

Los cambios físicos espectaculares experimentados por los púberes, poseen un efecto importante en cómo éstos se sienten consigo mismo. La forma en que ven su cuerpo en estos momentos, tanto se es con orgullo, placer, incomodidad o vergüenza, depende en gran medida del contexto psicosocial en el que tiene lugar su pubertad.

Ser chico o chica influye poderosamente en la reacción de los jóvenes a los cambios físicos que experimentan. cada cultura defiende un tipo de cuerpo en particular como atractivo y sexualmente apropiado para cada sexo, con los conflictos que esto puede ocasionar a los jóvenes en su aceptación  y en su autoestima.

La reacción de una muchacha a la mesntruación depende en gran medida a que haya sido bien preparada para este acontecimiento. Las chicas que saben lo que les va a suceder lo viven de una manera más natural y cómoda.

El momento en el que llega la pubertad afecta a los sentimientos de ambos sexos sobre sus cuerpos, pero de forma distinta. Los chicos que maduran antes que sus compañeros suelen estar más satisfechos con sus cuerpos. Las reacciones de las chicas parecen estar más relacionadas con el concepto de ideal de belleza o el de cuerpo perfecto.

Los chicos que maduran pronto suelen ser más populares que el resto. En cambio en el caso de las chicas es al revés.

Cambio psicológicos en la pubertad

Los cambios físicos que se producen en la pubertad tienen una repercuión en la vida psíquica del púber. Los púberes dan gran importancia a su aspecto físico. La imagen física juega un papel muy importante. Suelen tener muy idealizados los criterios sobre el atractivo y la belleza física. Son muy influenciables por los prototipos sociales de moda y por la norma del grupo de iguales.

Inicialmente no se gusta y suele reaccionar rechazando su propio cuerpo y de alguna maera se rechaza a sí misjo de forma global, lo que afectará negativamente a su autoconcepto. Probablemente pase por estados de ansiedad y sentimientos de inferioridad. En esta etapa hay que transmitirle serenidad, paciencia y hacerle entender que el tiempo hará que los cambios corporales encajen con su cuerpo de adulto.

La maduración física supone consecvuentemente el desarrollo de la capacidad para la relación sexual y para la reproducción.  La aparición de dicha capacidad supone un avance importante en el desarrollo como individuo, pero esto no significa que paralelamente se disponga del conocimiento para el uso responsable de la sexualidad. Los padres tienen que educar a sus hijos en este tema, desde la infancia y en su perspectiva más amplia, sin hacer de la educación sexula un aparte en la tarea educativa. Hay que aprovechar las situaciones de la vida cotidiana que pueden facilitar los mejores momentos para trara el tema con naturalidad y en el contexto más adecuado.

La educación sexual debe darse de modo gradual. Hay que ir por etapas, desde la infancia, dando respuestas claras, llamando a las cosas por su nombre, contestando a las preguntas con verdades adaptadas a la capacidad de comprensión del niño. Debe evitarse crear tabúes y del mism modo debe evitarse adelantarse a su curiosidad o a estar preparados para entender adecuadamente y sin traumas las cosas.

Hay que tratar los temas sexuales en ambientes relajados y de confianza. No debemos centrarnos sólo en los peligros, en las desviaciones para tratar de atemorizarlos. Deben tener conocimiento de los métodos anticonceptivos, prevención de embarazos y de enfermedades de transmisión sexual. Pero dentro de un contexto de normalidad y rodeándolos de los valores morales que cada padre quiera inculcar a sus hijos.

La educación sexual debe ir acompañada de la educación psicoafectiva del niño. Debemos tratar de transmitir valores no sólo información.

Debemos permitir que sea el púber quien empeice a dialogar sobre el tema, con ibertad y confianza, sin miedo al rechazo o al castigo, pero sin dejar por ello de educar en el respeto hacia los valores morales.

En la pubertad hay una intensa vida afectiva, la afectividad aumenta su influencia sobre el razonamiento.

 Esta afectividad primaria es en parte consecuencia de los cambios físicos y de las tensiones típicas de la edad (búsqueda de la independencia) y suele provocar reacciones emotivas y en general estados de hiperemotividad con frecuentes descargas emotivas (ira, llanto, gritos, portazos) e inclus conducts agresivas. Además el púber no tiene todavía capacidad para tolerar la frustración, cuando se siente frustrado en alguna meta personal suelen aparecer estados de retraimiento, incomunicación, abatimiento, culpabilidad y tristeza.

Otra forma de evadirse delo que le agobia es la ensoñación, refugiarsae en un miundo fantástico creado por él mismo. El púber necesita ser aceptado, comprendido, estimado, querido.

En esta etapa los padres pierden terreno frente a los amigos. El púber va cambiando y el su proceso de maduración social siente la necesidad de ampliar el campo social. Esto conlleva un distanciamiento de la familia. El púber necesita psicológ9icamente sentir su pertenencia e identificación en su nuevo status de "mayor". Los padres deben estar siempre atentos a las necesidades de su hijos en este proceso de maduración social. Conocer los amigos de nuestros hijos, saber qué hacen cuando están fuera de casa, dónde van, con quién, establecer normas de comportamiento y tratar de mostrarnos abiertos a la negociación, sin renunciar nunca al nuestro rol de padres. No dejemos a nuestros hijos huérfanos antes de morir. Somos padres y  debemos ejercer de tales.

En algunos casos se producen comportamientos inadecuados que sorprenden a los padres. Es conveniente tratar con tacto las preocupaciones del púber. Ante las "explosiones" emotivas a veces la mejo estrategia es un poco de paciencia y dejar que se "descarguen", siempre que no excedan ciertos límites.